Jónatan Dolcet: «No me he marchado ni he abandonado a Legion”

El pasado uno de febrero publicábamos una entrevista con Quimi Montañés y Miguel Rodríguez en donde se ponía de manifiesto las diferencias entre los miembros históricos de la banda. Declaraciones ciertamente duras en algunos momentos. Ahora es momento de conocer la versión de la otra parte. Por este motivo nos hemos reunido con Jónatan Dolcet para que nos cuente su versión de todo lo que está aconteciendo en la histórica banda de thrash metal. Algun@s sabéis que relación me une a Legion, para los que no lo sabéis, fui el mánager al inicio y durante toda la singladura previa y la gira de «Lethal Liberty», también lo he sido durante el retorno con «Legionized» y toda su gira. Ahora en este episodio espero ser lo mas equidistante posible y respetar todos las opiniones de los miembros de Legion y ejercer simplemente de periodista musical.

La semana pasada publicamos la entrevista con la versión de tus ex compañeros de Legion. Tenemos la versión de ellos  pero nos falta tu versión de lo que ha pasado. La pregunta es obvia: ¿Cuál es?  

A estas alturas de vida casi todos los que están leyendo esta entrevista conocen la historia de “Legion”, una banda catalana de metal formada en 1987 que grabó tres discos y un EP y dejó los escenarios en 1994. Posteriormente yo rehíce mi vida personal y laboral y eso me mantuvo apartado de la música por casi treinta años. En 2021 el amigo Toni Cano (Dark Rail Records y “Midjungards”), me propone hacer un concierto de retorno con “Legion”. Estuve un mes valorando la propuesta y probándome para ver si sería capaz de volver a tocar y cantar después de tantos años de inactividad. Me lo tomé como un reto personal y el hecho de estar de nuevo con Quimi me convenció de seguir adelante con la idea de reflotar la banda de juventud. Teníamos un año para ponernos a tono con un setlist de 15-16 temas y tan solo un dia por semana para ensayar, así que no teníamos mucho tiempo que perder. Quimi estaba activo con “Deldrac” y le sugerí de utilizar a Miguel de batería. Muchos sabrán que la idea inicial era tocar con Guille a la guitarra y Víctor a la batería de Angelus Apatrida, pero su agenda y la distancia lo hacían imposible. Sugerí a Quimi buscar músicos de proximidad y ahí entra en escena Miguel, el cual me dice Quimi “tiene un hermano que toca la guitarra”. Pues ya tenemos banda! Eso estuvo bien: se trataba de copiar y pegar los temas del pasado, y no de crear algo nuevo. Sugerí la grabación del “Legionized” para que el “retorno” fuera más creíble, auténtico y atractivo, y el resto es historia: una gira en la que disfruté por toda la nostalgia que conllevaba y por el recuentro con todos aquellos y aquellas que nos habían seguido en el pasado. Hasta aquí todo bien; unos bolos mejor que otros y lo normal que se pueda dar en cualquier otra banda.

Después de la gira tocaba encerrarse y cocinar nuevos temas e intuía que habría fricción y “problemas” porque ya veía que mis ideas no iban a cuadrar demasiado, principalmente, con Miguel y Toni. Lo que los hermanos proponían a mí no me terminaba de convencer y entiendo que, en parte, eso hizo que lo que yo propuse tampoco les convenciese a ellos. Sinceramente, esperaba trabajar mano a mano con Quimi, como lo habíamos hecho en el pasado y creo que eso era lo lógico; al fin y al cabo éramos los dos Legions históricos y quienes debíamos llevar el peso compositivo de lo que tendría que ser la nueva era que nos proponíamos empezar. El papel de Miguel y Toni era seguir aportando sus cualidades a lo que surgiera, y no escribir “la partitura” y menos en lo que iba a ser el disco de una nueva etapa de la banda. Ya habría tiempo para que propusieran sus ideas en los años que sucederían tras la publicación del nuevo disco y desde luego tampoco estaba cerrado a que aportaran, retocaran, especialmente Toni como guitarra, los acordes o riffs que se propusieran. Es más, tampoco me cerraba a que aportara algún riff que pudiera funcionar y con el que poder trabajar líneas vocales potentes. Evidentemente mi idea de banda no congeniaba con la de Quimi. Hago un inciso para resaltar una idea que me parece obvia: el retorno de “Legion” tenía sentido con Quimi y con Jónatan, con Jónatan y con Quimi. Sólo necesitábamos un batería y un guitarra. Así que la opción rápida y cómoda era el batería de “Deldrac”. Con esto digo que podría haber sido cualquier otro que nos hubiera convencido. Por tanto, y sin ánimo de menospreciar a nadie, los otros dos componentes que faltaban podrían haber sido “estos” o “aquellos”. Aclaro que Kisko se desmarcó del proyecto y Marc Pagés estaba volcado con su trabajo al frente de “actium31”. Pep y Julián por razones obvias no podían estar.

Si yo había decidido seguir adelante con “Legion” y dar la cara y la voz al grupo de juventud no lo iba a hacer con temas que no me convenciesen. Creo que esto es algo lógico y normal. Han pasado 30 años del último trabajo discográfico de “Legion” y pregunto: ¿Qué banda hay en este planeta a parte de “AC/DC”, que no hayan evolucionado? ¿Qué banda que se precie ha acabado desmarcándose de etiquetas autoimpuestas por sus inicios? Durante los dos escasos ensayos que hicimos antes de la ruptura, la palabra “mantra” era: thrash. Me parece tan infantil que no salgo de mi asombro. Hoy todo es más transversal. Las grandes bandas lo son porque han sabido evolucionar, implementar y experimentar, y no las definen únicamente una única etiqueta, sino varias. Y todo esto, lógicamente, sin renunciar a su pasado y esencia. Esa es mi idea y parece que para ellos también es mi “pecado”. “Legion”, según mi idea musical, no iba a ser un grupo de pop, ni de rock`n’Roll, sino de Metal, y aquí puedes encontrar principalmente elementos del Thrash, pero también del Heavy, y del Nu y del Core y del Grunge y de todos los complementos que cualquiera quiera ver, pero, principalmente, la gente iba a seguir reconociendo a “Legion”.

No entraré en detalles de “la movida” del último ensayo porque detesto “ Sálvame” y los chismes o “dimes y diretes”, ínclita frase que ellos utilizaron (no la había escuchado en 30 años, jajaja), en el penoso y falso comunicado que publicaron hace unos días. Sólo he de decir que intenté una reconciliación en una video llamada de la cual tú, Ricard, eres testigo porque estabas presente. Después de ese intento de reconciliación y de una reunión con Quimi en la que decidimos trabajar en temas, envié un Whats App al grupo desde el hospital donde estaba ingresada mi esposa en el cual, pensado por una parte en la brevedad de la vida por la situación que estábamos viviendo y por otra que lo que tienes por delante en la vida hay que disfrutarlo intentando ser “feliz”, y viendo cero ganas por parte de los hermanos Rodríguez de acercar posturas, les comuniqué que no renunciaba a mis ideas, pero en ningún caso decía que abandonaba la banda. Este es el WhatsApp completo: “Pero el problema no es solo la Leucemia de Marta. El problema principal ya estaba antes. Y no me refiero al mal rollo del último ensayo sino a las diferencias musicales. Si el proyecto no me convence, yo no seguiré. Lo tengo más que pensado. Si no puedo seguir mi idea musical con la actual formación, lo haré con otra formación. Legion tiene que evolucionar como yo lo he hecho estos años. Si no podéis comprender esto, no podremos trabajar. Dicho esto, pase lo que tenga que pasar, que vaya por delante mi brutal estimación hacia todos”.

Si, suena contundente, lo sé, pero ¿qué opción me quedaba? Treinta años buscando a Jónatan Dolcet para que volviera con “Legion”, y ahora que vuelvo para retomar la banda que servidor fundó y bautizó, ¿tengo que callar y cantar por encima de riffs que no me seducen ni convencen? Las opciones eran dos:

  • “Calla y obedece sin rechistar” que somos tres contra uno (esto es lo que me vino a responder con otras palabras el bueno de Miguel a mi mensaje de WhatsApp);
  • No volver al local de donde fuí expulsado y seguir con “Legion” en otra parte y con otra gente. ¿Qué hubieras hecho tu si fueras yo? Mi decisión fue seguir siendo lo que he sido en estos dos últimos años: la voz y el bajo de “Legion”.

En la última conversación que mantuvimos en el local recuerdo haber dicho que uno tiene que ser feliz con lo que hace, así que si ellos no eran felices con mi idea pues no pasa nada, ¿no? Vosotros a ser felices con lo vuestro y yo con lo mio. No creo que haya otro camino o propuesta más coherente que ésta. Como dijo Andreu Buenafuente: “Reír es la única salida”, y se podría añadir “y ser feliz!”. El problema está en que lo “mio” era llevarme el nombre y logo de “Legion” y eso es lo que no han digerido demasiado bien ni les ha hecho muy felices, pero amigo, si no lo hubiera hecho, hubiera sido “tonto pa´siempre!”.

Llegados a este punto, quiero aclarar que “Legion” no se convierte en nada más que no sea “Legion”. “Legion” no sigue sin Jónatan Dolcet porque Jónatan Dolcet no ha marchado ni ha abandonado a “Legion”. ¿Fue expulsado del local de ensayo? Si. ¿Ha abandonado “Legion”? No. El dia que me echaron del local de ensayo, salía “Legion” por la puerta porque los derechos legales de la marca “Legion” están a mi favor. No hay necesidad de que nadie ocupe el lugar de “Legion”, porque hoy por hoy, “Legion” no va a desaparecer. Si “Deldrac”, perdón “LegionDC” quiere hacer versiones de “Legion” y grabar sus propios temas que lo hagan como “Deldrac”, eso sería lo más coherente.

-¿Entonces en qué punto nos encontramos ahora?

Mi prioridad en este momento no es “Legion” sino Marta, mi esposa, que fue diagnosticada de Leucemia aguda a principios de Noviembre, poco después de que me echaran del local de ensayo. Ella es lo primero y lo más importante en mi vida. “Legion” puede esperar. Las prisas no son buenas. Las cosas buenas necesitan tiempo y dedicación. Tengo claro que esto no es una competición para ver quien va sacar disco primero o quien va hacer esto otro antes. No, para nada. Poco a poco y buena música! Hay que tomarse un tiempo para pensar y repensar…

¿Cuáles son tus planes?

Acompañar a mi esposa en el proceso de recuperación y una vez logrado el objetivo reconstruir y ser feliz con Legion, que es lo que siempre he querido hacer desde que volvimos a dar vida a la banda.

-Tengo constancia que estas en contacto con músicos para esta nueva etapa, puedes desvelar quien son.

No te negaré que he estado en contacto con Marc Pagés, guitarra y compositor del “Labyrinth Of Problems”. Siempre hemos mantenido muy buena relación y él és un histórico y por ende historia de “Legion”. Fue el responsable de la grabación y edición del videoclip de “Eternal Youth” y del videoliryc de “They Call Me War”. He escuchado unos temas que ha grabado recientemente y son muy buenos. Ojalá quiera y pueda participar en la verdadera nueva etapa de “Legion”. Hay otros contactos, pero nada definitivo todavía…

-¿El nuevo disco de Legion que nos ofrecerá?

Metal en mayúsculas sin más, como ya dije. Espero que seamos capaces de transmitir autenticidad, personalidad, sensibilidad y contundencia a partes iguales.

-Ante la polémica del nombre y quien es el propietario …

La marca y logo de Legion fue registrada por Toni Cano quien se encargó de la reedición del “Mind Training/Por la Cara” en Dark Rail Records. Posteriormente, servidor fue incluido como copropietario de la marca “Legion”. Así que ambos tenemos los derechos legales del nombre y el logo de Legion. Agradezco a Toni Cano por su amabilidad y buena disposición para que esto haya sido una realidad.

-Ellos se han quedado las redes sociales, las redes de Legion con Jónatan donde las encontraremos a partir de ahora.

Si, pero yo no diría que se las han quedado, más bien las han usurpado, y eso es denunciable.

-Que mensaje envías a vuestros fans que os estuvieron viendo en este retorno y que ahora se encuentran con este follón.

Lamento profundamente la confusión y desconcierto que se ha creado. Quiero aclarar que cuando se producen rupturas, en la mayoría de ocasiones no hay ni buenos ni malos. Hay posiciones encontradas causadas, en este caso, por diferencias compositivas que al no superarse producen dolor en todos. Y lo que se espera de las partes en conflicto es responsabilidad, madurez y sobre todo honestidad en la gestión de la ruptura. Desafortunadamente, por lo que me han dicho personas que aprecio y quiero y que han leído la entrevista de mis ex compañeros, eso no se ha producido. Y por lo poco que he visto en titulares aparecidos en otros medios lo que dicen, por no decir vomitan, son mentiras y falsedades llenas de resentimiento y frustración por no seguir con la marca “Legion”. “Legion” sin aditivos ni añadidos, ya me entiendes…

Joan Torres está a punto de estrenar el documental, que esperas encontrarte en el documental.

Pues ni más ni menos que lo que su título expresa: Una historia de Thrash! Por cierto, yo también apoyo la creatividad e independencia en la construcción del documental de Joan Torres “Legion: una historia de Thrash”. He compartido muy buenos momentos con Joan así como opiniones y sugerencias como no puede ser de otra manera cuando te interesa un proyecto que además tiene que ver con una parte importante de tu vida. Soy un convencido absoluto del proyecto y le agradezco enormemente el esfuerzo ingente que ha realizado y sigue realizando para su edición final y publicación. Gracias “Ndie Sioux”, Irina y a todo el equipo!

-Quieres enviar un mensaje a tus ex-compañeros?

Que us bombin a tots! No, es broma… jajajajaja. Como les dije en el último mensaje de WhatsApp que envié al grupo: Os deseo lo mejor!

-Y para finalizar, que nos hemos dejado por preguntar, tienes que dejar algo claro?

Pues no sabría decirte. El tiempo revelará que preguntas faltan o podrían haber sido hechas, pero seguro que el mismo tiempo dará la oportunidad de poder realizarlas y responderlas.

De momento tan sólo un: Stay tuned legioners!

By Ricard Altadill

Artículos relacionados