Night Ranger – 40 Years and a Night with Contemporary Youth Orchestra

Discográfica:

Frontiers Records

Fecha de edición:

20 de octubre de 2023

Componentes: 

Jack Blades – Voz, bajo
Kelly Keagy – Voz, batería
Brad Gillis – Guitarra
Eric Levy – Teclados
Keri Kelli – Guitarra

Valoración:

Parece que hay últimamente una fiebre de tocar con orquesta por parte de las bandas clásicas y de las que ya llevan unos cuantos años de trayectoria, y bienvenida sea esta costumbre, pues somos bastantes los fans de los directos orquestados. Siempre es mejor vivirlos, que no escucharlos o verlos en DVD, pero llegar a ver a Night Ranger va a ser complicado si no cruzamos el charco.

Grabado en Cleveland en 2022 ha supuesto un hito en la historia del grupo y uno de sus momentos más especiales. Conocía a la Contemporary Youth Orchestra pues son unos habituales de los grandes conciertos con bandas de rock clásico. Ahora se me ocurre por ejemplo el concierto de Styx orquestado, el de Pat Benatar y demás, y realmente quedan en todos muy bien. Hay mucha profesionalidad y experiencia a pesar de la “juventud” sin necesidad de recurrir a los prohibitivos precios de una orquesta de alto nivel.

Tras una intro de rigor para que la orquesta haga el preludio aparece el grupo para atacar una de las fundamentales: “(You Can still) Rock in America”. Jack Blades canta de maravilla, todo el grupo está a un altísimo nivel y la orquesta acompaña perfectamente al grupo, con un Keri Kelly que solea a altas velocidades y con muchísima clase. “Four in the Morning” posee una entrada de violines para caer en el hard rock de la época en uno de esos medios tiempos inolvidables que ayudaron a fortificar el AOR. Menudo estribillo, teclados y una orquesta que queda algo en segundo plano.

En “Sing Me Away” canta Kelly Keagy, y aquí sí que los arreglos de la orquesta elevan la canción, especialmente en su estribillo. Es obvio que hay canciones más fáciles que orquestar que otras, pero en terrenos AOR, todo es orquestable. Sorprende la efusividad y los gritos de los presentes al finalizar las canciones. “Call My Name” sí tiene una ampulosa intro orquestada y un piano dominante con un gran Eric Levy. Y volvería a destacar el inmenso trabajo en los solos de Brad Gillis y Keri Kelly, pues de verdad que uno de los grandes atractivos del grupo eran esos solazos de puro heavy metal en composiciones suaves y delicadas.

“Sentimental Street” funciona a pesar de que Keagy llega un poco forzado a los tonos. De todas formas, se agradece el poder percibir la autenticidad de todo, como maravillosos (y reales) son los coros que le apoyan. En “High Road” el grupo hace cantar a la concurrencia llenando la sala de buenas vibraciones a caballo sobre un estribillo ganador ampliamente coreado. Es otra de las que mejor combinan con vientos, metales y maderas. Un poco también reivindican su segunda etapa con un temazo de mucho calibre. Y mucha atención al final tras la salida del solo de batería, pues es uno de los grandes momentos del disco.

“Night Ranger” es uno de los grandes temas y contiene un solo de batería a cargo de Kelly Keagy al que se le suman las percusiones de la orquesta. Momento original y perfectamente integrado en lo que es la canción. “Goodbye” es una canción muy especial dedicada al hermano de un miembro del grupo que murió por sobredosis. Balada lacrimógena iniciada con punteado y de tremenda emoción. Acordes mayores positivistas y mucho feeling. Antológico tema lleno de teclados y bien arropado por las cuerdas de la YCO. Los vocalistas se van turnando en un gran final delicado y bello.

Las dos canciones que cierran la velada son las más míticas y las alargan para jugar con los instrumentos y el público. La primera de ellas es el “Don’t Tell Me You Love Me” y es una maravilla, con ese tramo casi progresivo. Qué gran estribillo con un Jack Blades inmenso a la voz y tremendo final para presentar al grupo. Cierran con la gran balada del grupo: “Sister Christian”. Esta joya les aupó en las listas americanas y supuso su gran momento en los 80 y les queda de fábula con todos los arreglos orquestales.

Buen disco en directo orquestado que marca uno de los grandes momentos en la historia de Night Ranger, agrupación fundamental de enormes músicos que alcanzaron la gloria en los 80, pero que siguen siendo capaces de emocionar y más si lo hacen potenciados por la Contemporary Youth Orchestra. En estos lares estas grandes bandas de AOR nunca terminaron de mover masas y son vistos como un producto muy americano, pero escuchas el arsenal de singles que gasta el grupo y la cosa tira de espaldas, así como el nivel vocal insultante en el que los músicos se turnan las canciones para liderarlas en lo vocal.

Temas:

  1. Intro (1:57)
  2. (You Can Still) Rock in America (4:48)
  3. Four in the Morning (4:36)
  4. Sing Me Away (4:37)
  5. Call My Name (5:14)
  6. Sentimental Street (5:34)
  7. High Road (5:51)
  8. Night Ranger (10:05)
  9. Goodbye (6:08)
  10. When You Close Your Eyes (4:53)
  11. Don’t Tell Me You Love Me (8:50)
  12. Sister Christian (8:52)
By Jordi Tàrrega

Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.

Artículos relacionados