Entrevista a Doug Aldrich de The Dead Daisies: “Bandas como Priest, Maiden o las de los 70 quizá deberían tomarse un descanso”

No parece que los talentos de las seis cuerdas sean tan tenidos en consideración hoy en día como años atrás. El mundo de la música ha cambiado a pasos agigantados y el concepto de guitar-hero ya no es un reclamo como tal, quizá por causa de la gran proliferación a través de las redes de tantos que dominan el instrumento. Solo eso, dominarlo, pero no basta. Transmitir con él y tener el carisma necesario también es necesario. Aun así, y en una música como el rock y metal, en donde la guitarra tiene tanto peso siempre vale la pena tener en cuenta quien maneja el instrumento.

En ese sentido son ya pocos guitarristas que cuando escuchas su nombre sabes que es sinónimo de talento, maestría y carisma con el instrumento. Estoy seguro que uno de ellos es Doug Aldrich. El tipo ha tocado con bandas como Whitesnake, Dio, Lion, Hurricane, House of Lords, Bad Moon Rising y Revolution Saints, actualmente lo encontramos en The Dead Daisies. El grupo edita un recopilatorio en motivo de sus diez años de vida y por ello no perdimos oportunidad de charlar con Doug que aparece en la pantalla de nuestro pc con su Gibson.

Hola Doug,!Vaya! Ya tocando un poquito de buena mañana.

DOUG ALDRICH (DA) – Yeah, mientras hago todo lo de promoción ya ves… Aquí estamos, para estar preparado para la gira.

Pues bueno, me resulta difícil empezar ya que has tocado con tantas bandas interesantes ¡que no sé por dónde! Vamos con The Dead Daisies. Tenemos en manos este recopilatorio celebrando los 10 años del grupo, nunca se sabe cuándo es mejor sacar una compilación, pero 10 años no está mal.

DA – Si, es un punto de referencia en la historia de la banda. Ya sabemos que los años en una banda son más largos que los años normales. Diez está bien. Hemos tenido unas formaciones increíbles, aunque por supuesto cabe destacar a David Lowy que está ahí desde el principio. Querían celebrarlo.

Ya que lo mencionas es algo que quería comentarte en algún momento. The Dead Daisies ha tenido bastantes cambios de formación y eso es algo que no acostumbra a gustar a los fans del rock y metal. Tienen a sus bandas en un pedestal y quieren que no se muevan de ahí, les cuesta aceptar nuevos miembros. ¿Puede ser algo que haya impedido que la banda haya explotado a un mayor nivel aún?

DA – No lo sé. No sé realmente qué podría haber pasado, pero estás en lo cierto, los cambios son difíciles para los fans del rock. Cuando una banda te toca emocionalmente eso es lo último que quieres. Te imbuyes en las personalidades de la banda. Las bandas que más queremos no han tenido cambios.

Creo que la diferencia es que The Dead Daisies es un grupo de amigos y esos cambios no han sido en negativo. Por ejemplo, cuando Richard Fortus y Dizzy Reed entraron en Guns and Roses yo lo vi como que era genial que la banda siguiera activa y para el rock. Yo pensé que podía hacer un buen trabajo en The Dead Daisies, haciendo discos…

Hay cierto paralelismo respecto a David Lowy y yo mismo, llevo 7 años con ellos de 10 que tiene el grupo. El inicio del grupo fue por el tema compositivo, hicieron un EP y el trabajo de Jon Stevens fue fantástico, pero para mí el primer line-up del grupo fue con Richard Fortus, John Corabi, Brian Tichy, Marco Mendoza y David Lowy. Yo entré en el mark II más o menos por decirlo así, como John. Hemos trabajado mucho y como decía hemos ido escalando hasta que en 2018 John quiso hacer otras cosas.

Eso nos llevó a estar un tiempo para ver qué hacer y no intentar sustituirle sencillamente. Por eso entró Glenn Hughes que es algo totalmente diferente. Ahora John ha vuelto y estamos muy excitados con ello ya que siempre ha sido el cantante de la banda.

Por supuesto que Glenn Hughes es increíble, uno de los mejores cantantes que ha habido. En España lo habéis podido ver recientemente y a sus setenta y tantos todavía muestra grandes y nuevas maneras vocalmente. Por eso la gente lo quiere ver. En The Dead Daisies con la vuelta de John es como volver a donde lo dejamos y dar un mordisco a todo el tiempo pandémico con lo que pasó.

Quizá también no ayuda que el rock no sea tan popular como por ejemplo en los 80 y cuesta mucho más todo para una banda. No sé exactamente la situación en EEUU pero en España no es tan popular como en Escandinavia por ejemplo hablando de Europa, aunque eso ya es cultural.

DA – Creo que en EEUU es un poco más difícil, pero hay gente a la que todavía le va el rock… Los 80 están teniendo una vuelta ahora mismo.

MH – ¿Tú crees?

DA – No solo la música, la cultura de los 80 como la MTV que está metiendo cosas con las que crecí. Hay una gran base de fans en España, en Europa para el hard rock clásico y doy gracias que todavía bandas como Guns’n ‘Roses, Priest y AC&DC, incluso otras como Tool o Korn la gente quiere verlas.

Hay un buen underground y la gente sigue yendo a los festivales en Europa y US. Hay más festivales ahora en US que probablemente ha habido nunca. Es difícil hacer giras en arenas donde solo pueden hacerlo bandas como Guns’n ’Roses o Journey, pero no en festivales donde hay mucha gente y celebrar la música de los 70, 80 o 90.

Volvamos al disco si te parece. 18 temas de anteriores álbumes y dos inéditos. La mayoría son temas anteriores a que te unieses. ¿Cuáles son tus favoritos? A mí me encanta “Song and a Prayer”.

DA – “Song and a Prayer” … verás, muchas veces uno no tiene ni la idea de lo que quiere hacer o como. Sólo riffs en un tono que va al estribillo en otro tono. Algo así pasó en 2016 cuando me uní que estábamos en el estudio compartiendo y probando ideas. John Corabi vino con unas letras sorprendentes, una buena historia.

Eso es lo bueno de tenerle a él para mí como guitarrista ya que, aunque sea el cantante también es guitarrista con muy buenas ideas. Pues estábamos en el estudio con nuestro productor Marti Frederiksen para este tema y en el estribillo cuando haces (se pone a tocar) fue cuando John dijo, “oye eso está muy bien, por qué no lo ponemos al principio”.

El inicio es en B (Si) pero cuando hago (sigue tocando) hice esa parte, pero en D (Re). Entonces él se adueñó de la otra tonalidad y me dijo, “¿oye Doug sabes que llevo cuatro horas dándole vueltas a esto y creo que esto funciona para la intro de la canción?”. Lo arreglamos todo y lo grabamos. Es una buena canción, pero creo que lo mejor es la letra, explica una gran historia en el sentido como John Corabi ve el rock’n’roll y sobre como patear traseros rockeando básicamente.

Sobre los temas inéditos “The Healer” es más oscura y dura y “Let It Set You Free” quizá más blues y  rockera en el concepto clásico. Buenos temas, ¿son de las sesiones de “Radiance”?

DA – La historia de estos temas empieza en 2019 cuando empezamos a escribir “Holy Ground” con Glenn. Él y la banda tenían grandes ideas y juntos empezamos a trabajar y grabar un disco. Un buen y potente disco.

En 2020 empieza la jodida pandemia con un disco hecho y fechas de gira, ¿qué hacemos? No podíamos ir de gira y nos centramos en la salida del disco sacando singles cada dos meses, videos caseros, toda la promo que pudimos hasta un punto en que nos dijimos, bueno hemos todo lo que hemos podido y estamos en medio del verano. No hay nada más que hacer. Ya lo sabes, nadie sabía que iba a pasar y entonces fue cuando nuestro mánager nos dijo: “¿qué os parece empezar a pensar en un disco conceptual?”

Glenn inmediatamente dijo, ok. Él tiene muchas historias, sus letras pueden interpretarse de muchas maneras. Puedes pensar en una canción como “Holy Ground” sobre la madre tierra por la que pisamos o en una relación. Glenn tiene este tipo de letras que puedes verlas como quieras y construir una historia. Hicimos la música en el verano de 2020 y produje algunas demos con Glenn.

Cuando volvimos a girar para promocionar “Holy Ground” y después volver al estudio a grabar quisimos centrarnos en un disco normal y la idea del disco conceptual desapareció. Quedaron esas dos canciones, pero no hicimos más. Aun así son dos buenas canciones. Como decías “The Healer” super oscura y heavy, ideal para ponerse los auriculares y dejarse llevar. “Let It Set You Free” es una pieza melódica en una faceta nuestra quizá poco esperada.

Déjame decirte que te noto muy contento y excitado con la vuelta de John Corabi y Michael Devin…

DA – Wow wow wow, Michael Devin, ¡el arma secreta! Esperad, chicos, España entera, esperad a ver a Michael Devin con nosotros. Ya tocamos juntos en Whitesnake con Tichy y ahora con David Lowy desde Australia con una fuerte manera de tocar y John Corabi. Es la leche, completamente rock’n’roll, estoy muy excitado con esta formación.

He de suponer que estáis pensando ya en hacer nueva música con todos ellos.

DA – Puedo pensar en ello, pero no estamos en ello oficialmente. Nos estamos preparando para la gira que empezará en agosto y nos tendrá ocupados el resto del año. No sé todas las fechas, pero las podéis en la web y si no venimos a España lo haremos en otro momento. Nos hemos centrado en el recopilatorio y la gira que comienza en New Jersey.

Hablando de escribir música, me pregunto si es más difícil componer con leyendas como Glenn Hugues, David Coverdale o Dio que con otros grandes músicos con los que has tocado, pero no son leyendas…

DA – (risas) El orden cronológico cuando compones es interesante ya que cuando empiezas una banda de jovencito en cualquier ciudad, Madrid o Barcelona, por ejemplo, se empieza haciendo canciones con tus amigos.

Eso es en todas partes. Empiezas componiendo. Cada vez lo haces mejor y de manera más seria. En mi caso quizá se volvió así cuando entré en Dio. Cuando teníamos que grabar “Killing the Dragon” nos dimos cuenta de que no teníamos un disco entero. Así que dije, ok, vamos a escribir algunas canciones.

Con eso en mente y escuchando las que teníamos y lo que necesitaríamos nos pusimos con Jimmy Bain aquí en mi casa y salieron algunas cosas que creímos encajarían. A Ronnie le gustaron, cogió la música y escribió las letras. No fue duro, pero si me dejó como anonadado. Recuerdo grabar esos riffs viendo a Ronnie cantando y pensando, ¡oh vaya, hemos escrito eso juntos! Fue mágico.

Posteriormente trabajando con David Coverdale sentía presión ya que Whitesnake no había hecho nueva música en mucho tiempo. David y yo empezamos a experimentar con algunas ideas, pero no era lo mejor que podíamos dar.

Nos estábamos conociendo, encajando las diferentes personalidades escribiendo y esa presión que tenía en mi cabeza. Una vez que cada uno tuvimos nuestro rol fue una de las mejores experiencias de mi vida, escribir con David.

Pasamos una semana juntos y no lo planeamos, no estaba en nuestra cabeza hacer un disco completo, sencillamente escribir y ver qué pasa. Una cosa llevó a otra y las canciones eran buenas. Vi que lo podía hacer y seguí. Así salió el disco “Good To Be Bad”.

¿Estás todavía en contacto con David?

DA – Sí, me envió un mensaje ayer mismo, un vídeo. Todavía hay relación y nos llevamos bien. Vive en Nevada y yo en Los Angeles y no nos vemos mucho, pero hemos estado muchas horas, días, meses y años trabajando juntos y es genial. Los dos sacando ideas, así es como acostumbra a trabajar. Cuando entré en The Dead Daisies descubrí la gozada de trabajar en equipo.

Es como volver a casa con tus colegas o la primera banda. Todos juntos lanzando ideas, diferentes partes… A veces te dicen que es genial lo que has tocado y no sabes lo que es porque simplemente estabas probando o haciendo “jamming”.

Así es como funciona en The Dead Daisies. Todos pueden sacar grandes riffs y melodías, todas las formaciones desde 2016. Corabi lo puede hacer todo. Música, letras… probablemente yo no puedo hacer letras muy buenas. David Coverdale me preguntaba qué letra me parecía mejor y le decía que la una o la otra, pero nada más. De nuevo, Glenn puede con todo.

Él escribe una canción cada día. Así es como lo hacemos. Corabi dice: “hey, tengo este riff” (y lo toca), y empieza a tocar “Burn It Down”. Me deja boquiabierto y ahí empiezo a sugerir yo añadirle esto o aquello. Todos aportando para que el tema sea genial a lo que si le añadimos un gran productor como Marti Frederiksen hace crecer a la banda.

¡Me dan ganas de coger el bajo que tengo aquí al lado!

DA – (risas) Tú y yo y todos los fans de la música sin ella no seríamos nada. Es lo mejor.

MH – Que maravilla poder hablar de música cuando hoy en día muchos que se dedican a ella no saben ni tocar ni cantar. ¡Qué mundo!

DA – Creo que los que lo pueden hacer realmente bien lo hacen. Por ejemplo, Lady Gaga es una gran cantante y compositora, Taylor Swift también, aunque no estoy muy familiarizado con bandas o artistas chicos. Este chico… Harry Styles… no sé si está tocando o no…

Precisamente ha tocado este verano en Barcelona…

DA – El chico tiene buena presencia, tiene buenas canciones, aunque no sé si las ha escrito él. Pero te diré una cosa, muchas de las cosas que la gente escucha o en la radio y toda la gente que ahora va al estadio… esas cosas ya se han hecho. Heart, Led Zeppelin o Scorpions lo hicieron. Cambian un poco la melodía, la letra y tienes una nueva canción.

Precisamente Scorpions han tocado este verano en Barcelona también y es increíble la buena forma que todavía demuestran.

DA – Me alegra oír eso. Seamos honestos, solo nos quedan algunos años más de esas bandas, quizá 5 o 10 a lo sumo. Han trabajado duro toda su carrera y estoy esperanzado que otras tomen su puesto.

Por otra parte, bandas como Guns’n ‘Roses tengo la impresión de que pueden seguir hasta que les plazca. Estoy feliz que parece hay una nueva generación de chicos tocando, no sé cómo lo ves, pero si vas a una tienda de guitarras ves a chicos que quieren tocar rock con la guitarra.

Quizá es momento para todas estas bandas que están ahí desde los 70 que se tomen un tiempo y se relajen con la familia. Me alegra escuchar que lo hacen bien, pero bandas como Priest, Metallica, Maiden…

Otros que también han tocado este verano en Barcelona y bien.

DA – ¡Me parece que voy a tener que venir de vacaciones a Barcelona!

Es curioso porque mencionas a bandas que han tocado recientemente por aquí.

DA – Es divertido porque mi primera vez en Barcelona fue para tocar con Dio en 2001 creo haciendo algunas otras ciudades y fue genial. Ya veo que estáis teniendo muchos conciertos en la ciudad ahora.

No creas, estas grandes bandas si ya que atraen a mucho público, pero en los últimos tiempos da la impresión de que todo aquello de medio o pequeño aforo no pasa de los Pirineos. No sé si los promotores no ganan lo que querrían o sencillamente no le salen los números a nadie.

DA – Puede que haya ese problema económico durante un tiempo, pero a mí Barcelona me recuerda a Las Vegas. En EEUU todo el mundo quiere ir a Las Vegas y tengo la impresión que es lo mismo con Barcelona.

Puedo estar equivocado y no quiero parecer iluso. Barcelona es una ciudad preciosa con mucha historia y Las Vegas es un nuevo lugar, no hay comparación. Quiero decir que la gente quiere ir a ver conciertos y pasar buenos ratos, buena comida…

Una de las ocasiones que mejor recuerdo tengo de verte tocar en la ciudad fue con Whitesnake en 2013 y precisamente haciendo promoción hablamos algunas semanas antes por teléfono.

DA – Recuerdo ese concierto y me sonaba de algo tu nombre. El sitio era precioso, ¿cómo se llamaba?

Poble Espanyol, todavía se hacen conciertos y festivales en el mismo sitio.

DA – Fue genial, creo que nunca había tocado en un sitio como ese. Un día precioso, el público increíble, aunque mucho calor.

Ya que estamos hablando de tiempos pasados. A día de hoy todavía me sorprende lo querido y recordado que es Dio. Tú que has girado con él y con Whitesnake supongo que era muy diferente, lo digo porque en ese momento Dio no era tan popular como en los 80. No era su mejor momento de reconocimiento y tocaba en clubs cuando Whitesnake siempre fue mucho más grande.

DA – Así fue. Estuvimos girando con Dio algunas veces en sitios buenos en soporte de Scorpions o Deep Purple con los que tocamos bastante en EEUU y nos permitió tocar en grandes escenarios. En Europa hicimos clubs, pero también festivales.

Mis favoritos eran aquellos en medio del bosque, notabas la humedad o la lluvia con miles de personas ahí. Recuerdo esas fechas con Ronnie. Con Whitesnake las cosas eran a mayor nivel y estuvo bien, pero con Ronnie no nos fue tan mal.

La diferencia mayor era que tú eras el único guitarra en Dio, en Whitesnake tenías grandes acompañantes.

DA – Al final si estás solo es fácil, haz lo mejor que puedas. Le pregunté a Ronnie como quería que tocara los temas y me dijo que tal como eran las partes principales.

Yo hablaba de los solos y me dijo que las partes principales de los solos también las respetara… al final era muy como los temas originales. Me encanta Craig y los discos que hizo, todavía suenas geniales. Me sentí muy confortable tocando como único guitarra en Dio.

En Whitesnake fue mi primera vez tocando con dos guitarras y tengo que admitir que fue desafiante al principio con Reb, como una competición. Los solos nos los dividimos por igual, pero al principio los hacía todos yo no tengo muy claro porqué. Reb se lo comentó a David si podía hacer algunos y así fue.

David hacía eso de presentarnos como dos pistoleros en cada lado del escenario y nos poníamos a tocar juntos en el centro, estaba muy bien. Me tomó un tiempo ver la belleza de dos guitarras, es un buen sonido y tienes muchas bandas con dos obviamente.

Mucha gente siempre ha criticada esas bajadas de tono de las guitarras en Whitesnake conforme han ido pasando los años para adaptarse a la voz de David. El tiempo pasa por todos…

Es verdad. Aunque hay una paradoja ahí, puede ser más fácil o no. Muchos cantantes creen que bajar el tono les resultará más fácil y quizá lo sea un poco, pero sigues teniendo que proyectar, tienes que empujar a la banda.

Una voz luchando con dos guitarras, teclados una batería y el bajo es mucha presión. No importa cuando bajes la afinación. Se podría bajar afinación y atacar las mismas notas o mantener la afinación algo más alta y ajustar la melodía un poco. Es el dilema de qué puede ser mejor, tengo mi opinión, pero te diré que David Coverdale puede todavía con notas locamente altas. La cosa es hacerlo noche tras noche varias veces, ahí es cuando la cosa flaquea.

Es como ahora que llevamos rato hablando y se necesita un descanso o beber agua. Todavía tiene ese tono, todavía está ahí. Lo puedes notar cuando hablas con él, pero no lo puede mantener durante dos horas cada día. Ahí es cuando tipos como John Corabi, que la gente lo ve como rock’n’roll duro y sucio, demuestra que tiene una potente voz.

A finales de 2018 estuvimos haciendo programas matinales de radio, meet and greed tocando en acústico, un concierto entero y lo hacía cinco noches a la semana. Recuerdo que al final de uno de estos períodos estaba enfermo con una infección de pecho o algo así y todavía podía cantar. No sé de dónde lo sacaba, pero demonios si podía.

Hemos hablado de bandas en las que has estado, pero hace mucho que no sacas nada en solitario, ¿lo has pensado?

DA – Estaba en un punto que quería experimentar e intentar cosas nuevas. Era material muy autoindulgente de guitarrista y había temas buenos. Creo que Coverdale mencionó que había escuchado algo de aquello antes de que estuviera con él. Pensé que era genial.

Actualmente estoy con The Dead Daisies, pero nunca sabes si en algún punto tienes ideas y puedes sacar algo para divertirte. El otro día escuchaba algunas jams grabadas con la banda y John me dijo que había algunas cosas buenas y no me di ni cuenta. Veremos cómo va todo.

Algo que quieras comentar a los fans…

DA – Apreciamos vuestro apoyo, nos encanta hacer música con vosotros y realmente no podemos esperar para volver a España. Si tengo una mínima oportunidad me encantaría.

By Albert Perera Martinez

Live After Death tuvo la culpa de todo y tantos años después aquí seguimos. Si hay algo que me gusta más que escuchar música es hablar sobre ella y difundirla… y en ello estamos durante un cuarto de siglo.

Artículos relacionados